Potabilización de Aguas

 

La potabilización consta de una serie de procesos para hacer el agua apta para bebida. Comprende procesos tales como la coagulación, ablandamiento, eliminación de hierro y manganeso, eliminación de olor y sabor, sedimentación, filtración, control de corrosión, evaporación y desinfección. El agua potable cada vez tiene mas demanda y los recursos hidráulicos son cada vez mas utilizados. Esto implica que a la hora de conseguir un agua apta para consumo, nos encontremos situaciones y características de agua a tratar muy distintas entre sí.

En las Plantas de Tratamiento de Agua Potable, el agua del afluente es sometida a una serie de procesos encaminados a eliminar las sustancias que puedan resultar nocivas para el consumo humano. En plantas convencionales, estos procesos consisten básicamente en: 

Regulación: Conjunto de mecanismos que regulan el caudal de entrada del agua en la planta para adecuarse a la capacidad de tratamiento de la misma.

Floculación: Proceso por el que mediante la acción de reactivos químicos, se crean flóculos que al circular lentamente por los decantadores, se depositan en el fondo de los mismos para posteriormente, retirarlos y eliminarlos de forma adecuada.

Filtración: Normalmente se realiza haciendo pasar el agua decantada a través de un lecho filtrante, quedando así retenidas las partículas que no fueron separadas en el proceso de floculación.

Desinfección: Proceso de cloración con el fin de garantizar una carga de cloro residual a lo largo de las conducciones de distribución.